Iconía:


Barbarella y la develación del Placer


La parafernalia que maduran los años 40, 50 y 60 son mis preferidas. Todo lo demás me hace concluir que la tendencia es volver al original.

Viendo un documental que hacía remembranza a la revolución con menos muertos en la historia, la del sexo; una mirada en el cine de la época, vale destacar, el de ficción. Dentro de la lista de actores con cabellos largos y rubios, surge la presencia de un sex simbol, aquel que cede inocencia y excitación.

Jane Fonda interpreta a Barbarella, la especie astronavigatrix que viaja en el universo-obviamente- con un traje de la época que dejaba entrever mucha piel (por cierto inspirado Paco Rabanne).

Barbarella es el nombre de la película y comic francés que se conociera en el año de 1968 en un batido de psicodelia purísima dentro del contexto lleno de tabúes que se iban desmelenando disimuladamente, aún así la película muestra demasiado cuerpo, demasiada sugerencia y una clara invitación al sexo “Hippie”.

Barbarella siempre por el espacio en un interminable tour de placer, recoge una misión de un planeta tierra lleno de armonía, paz y libertad. Planeta supuesto que está en peligro, pues Duran Duran, un antiguo astronauta que ha escapado y desde hace tiempo está creando armas peligrosas que incitan al nacimiento de la guerra, hace mucho tiempo extinta.

En la travesía por encontrar al malhechor recorre muchos parajes excéntricos de habitantes con las mismas cualidades, encuentra al mal en la ciudad de Sogo, lugar de depravación.

La película alcanza el momento cumbre cuando Barbarella logra destruir la máquina del placer, que buscaba matarla con un orgasmo, finalmente la película desata muchas vírgenes y mujeres insatisfechas, y las devela como fuentes insustituibles de regodeo, el artefacto perverso finalmente estalla, al no poder indemnizar la naturaleza de la chica heroína.

La película es tan genial para su época y tonta para la nuestra,solo me describe la mente retorcida de los guionistas que venden una serie de personajes para nada aburridos, sin historia y personalidad, solo enteros sentimientos de maldad, bondad, inocencia y liberación, producto de cuerpos llenos de ácidos y mucha hierba.

En definitiva, muchos quedaron prendados de jane Fonda, la especie de james Bond Femenina que lanza chistes tontos y que sigue viajando por el espacio en su nave llena de pelo por fuera, con piezas detalladas : Un cuadro de Monet en el interior. Al fin las mujeres pudieron desinhibirse y decidir sobre cuestiones sexuales hasta fecha machistas.


Los bonitos escuchan a los Jonas Brothers (obviamente)


“No los he seguido mucho, pero me gusta su música".
Luciana León, la congresista que se parece a Britney Spears.



Era natural suponer que la acogida sería grandiosa. Esta vez una inmensa mayoría - entiéndase el pleonasmo - de niñas fresas" , atentas consumidoras de la nueva tecnología Disney, enloquecerían al recibir la noticia acerca de la visita de los Jonas Brothers al , musicalmente hablando, resurgiente Perú; más aún cuando se enteraran de que no podrían asistir por falta de permiso. A más de dos meses del concierto, los corillos quedan.
Mientras que la misma Luciana León, la congresista que se declara seguidora leal de los jonas brothers y se apuntara con su nueva mancha a abrir un nuevo club con las fans olvidadas de los colegios nacionales, A la zona " contracorriente intelectual" les provocaban unas cuantas arcadas llenas de resignación.
El hecho está, en que no hay nada de malo con el recontra elaborado producto Disney, estos tres muchachos solo siguen la buena racha de exito mientras reparten felicidad entre muchas jovencitas que bien podrían estar dedicándose al alcohol, drogas o sexo libertino. Esto, como una idea loca que busca reducir la mala fama a las chicas superficiales de nuestro país.
Lo cierto además está que escuchar la música de los Jonas Brothers es visto como pecado para algunos, quienes no dudan en juzgar primero tus preferencias musicales y luego tus teorías acerca del existencialismo. ( Risa sarcástica)
Cuando hace poco, descargué el último disco de estos "tan bien vestidos" chiquillos y al escuchar los primeros tracks, fue como comerme un limón con sal, si bien existen tal vez dos temas muy "sweet" y quizás buenos, lo demás era materia para análisis de la chibolada, no para nosostros que les superamos en edad.
Poniendo en práctica la delicadeza de Frida Höller, los chicos y sus chaposas mejillas son regios, lindos, dulces y sexys. Eso es todo. Sus temas Lovebug y S.O.S. son super bailables. Lo demás es evanescencia celeste.
Es necesario no juzgar más a los chibolos, ni siquiera a los proto fans de "Band Boys", como yo , talvez en vez de renegar cuando los vemos en posters sea mejor pensar en algún otro tipo de distractor mental, despúes de todo esta masa joven tiene más posibilidad de perderse y no esperar a que los rescatemos y es más fácil si haces lo que los demás hacen.
Tal vez si no te gustan Los Jonas, te guste Tokio Hotel o peor aún Kudai. nuevamente eso no te hace menos persona , ni más intelectual. Como dice mi hermano mayor, tan solo no te dediques tanto a eso. Sigamos con el oído abierto.










0 comentarios:

Search This Blog

Sígueme Darling